La invasión de Mallorca

March no podía permanecer indiferente ante la invasión de Mallorca comenzada por los catalanes a comienzos de agosto y bajo la dirección del capitán aviador Alberto Bayo: la expedición habia sido mal preparada, contaba con pocos medios materiales y un número poco elevado de efectivos. Se había partido del punto de vista de que los mallorquines no presentarían resistencia y que la ocupación de la isla sería cosa relativamente fácil. Luis de Galinsoga, en su obra Centinela de Occidente, ha demostrado claramente cómo se puede escribir historia que no sea historia; dice que los primeros momentos de la invasión fueron bastante críticos, pero Franco “cuando era jefe del Estado Mayor Central ultimó un plan completo de defensa de las islas en el caso de que el enemigo efectuase un desembarco por sorpresa”; el escritor concluyó: “No tuvo más, pues, el Generalísimo que poner en práctica aquel estudio que teóricamente había realizado en us despacho del palacio de Buenavista”.

No se ha publicado el plan preparado por Franco, pero los críticos militares reconocen que la intervención italiana en Mallorca, especialmente de la llamada aviación legionaria, fue decisiva para que Bayo ordenara el reembarco de sus hombres. A pesar de la caótica organización de los republicanos, la guarnición no se hallaba en condiciones suficientes para rechazar a los expedicionarios italianos. Pero había dos personas interesadas en que las Baleares no cayeran en las manos de la República: Mussolini y March. Y así se produce lo que no aguardaba Bayo: cazas Fiat atacaron a las fuerzas desembarcadas y destruyeron los hidroaviones republicanos que se hallaban en el mar, y que iban a proteger las operaciones de desembarco; más tarde se agregan tres aviones Savoia con tripulación italiana, que atacan con dureza a los invasores. Las alas fascistas habían cosechado un éxito notable, que la prensa italiana puso bien de relieve y que la opinión mundial leyó con respeto: los pilotos italianos habían logrado detener el avance, obligando a las tropas desembarcadas a reforzarse en el terreno y a reembarcarse al cabo de unos días. Pero pronto la propaganda italiana ofreció un lado vulnerable, pues los pilotos fueron seguidos por Arconobaldo Bonacorssi, que se hacía llamar conde Rossi. Probablemente debió de ser el tipo más pintoresco que pasó por tierra española em aquellos tres cruentos años. Grueso, con cara de loco adornada por una barba a lo Balbo, exhibicionista y cruel, confundió la guerra con la ópera, pues sobre el fondo fúnebre del traje fascista, completado por charoladas botas altas, exhibía un verdadero arsenal, muestrario completo y escaparate vistoso de todas las armas de mano imaginables: pistolas de varios calibres, cuchillos de monte, puñales, dagas, cartucheras de tamaños distintos, muñequera de cuero repleta de balas, cinturon cargado de gran adas de mano; todo ello bien distribuido por su uniforme, de suerte que podía servirse de una u otra cosa según las necesitades o si cualquiera de ellas fallaba. Actuó virtualmente de virrey de Mallorca y en torno a este aventurero se formó un grupo denominado “Dragones de la Muerte”, que primero se dedicaron a aniquilar los grupos de invasores catalanes que se quedaron allí y, seguidamente, a la purificación de la isla, pues al frente de un centenar de jóvenes recorría el país con la divisa del terror y la muerte, Geroge Hills, el biógrafo de Franco, dirá de él: “Había asumido poderes y adoptado el modo de actuar de un déspota medieval, reconociendo a Mussolini más que a ningún español como señor natural”. La figura y los hechos de este loco y aventurero quedaron para la posterioridad bien descritas por el escritor francés Georges Bernanos.

Juan March y su tiempo
Ramón Garriga
pàgs. 381-382 (Editorial Planeta, Barcelona 1976)
Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: